Cuando quien compra un producto defectuoso es una empresa.

Las empresas o profesionales que adquieren un bien o producto como destinatario final (no para integrarlos en sus procesos de producción, transformación, comercialización o prestación a terceros) también son consumidores y por ello los servicios técnicos no pueden negarse a cubrir la garantía de un producto por el simple hecho de haberse adquirido por una […]

Más información